NIGHT RANGER: “Somewhere In California” (2011)

Posted in RESEÑAS POPULAR1 with tags on junio 10, 2012 by israelmaster

(FRONTIERS)

Cuando leí la noticia de que se publicaba este disco, tuve ciertas dudas acerca de la línea que seguiría, puesto que el “renovado” estilo mostrado en su anterior entrega, “Hole In The Sun” me despistaba con respecto a lo que me encontraría aquí. Pero tras escuchar estas nuevas canciones concluyo dos cosas: la primera es que el sonido vuelve a ser el de los Night Ranger de toda la vida y la segunda, y más importante…es que el nivel del álbum tiene poco que envidiar a sus obras clásicas de los ´80, como “Big Life” o “Seven Wishes”.

El comienzo con “Growing Up In California”, un gran tema de hard rock melódico que homenajea a su tierra natal, marca en gran medida el tono general. También son dignas de mención “Bye Bye Baby (Not Tonight)”, “It´s Not Over” o “End Of The Day”, que perfectamente podría haber sido un hit si se hubiese lanzado como single en 1987. Pero además de los buenos coros y estribillos, este grupo siempre destacó por grabar grandes baladas, y aquí nos dejan otra verdadera joya, “Time Of Our Lives”, interpretada por su batería Kelly Keagy, que ya puso voz a su legendario “Sister Christian” o a “When You Close Your Eyes”, dos de los temas emblemáticos de su carrera.

No sé cuántos discos se han publicado o van a publicarse en 2011 dentro de este estilo que realmente vayan a mejorar el nivel global de este. Yo creo que no muchos. # 8,5

 [Reseña publicada en Popular 1 en agosto de 2011]

BLOOD CEREMONY: “Living With The Ancients” (2011)

Posted in RESEÑAS POPULAR1 with tags on junio 10, 2012 by israelmaster

(RISE ABOVE)

El sonido de esta banda canadiense podría ser descrito como el que resultaría de un hipotético disco conjunto entre Black Sabbath y Jethro Tull en 1972. Les conocí con su primer álbum, en 2008, y no había vuelto a saber de ellos. Pero aquí están de nuevo, con esta segunda entrega que sigue, poco más o menos, la línea de su debut. Lo que más llama la atención son las melodías que Alia O´Brien va desgranando con su flauta, aportando el punto de delicadeza que contrasta con los riffs de sonido grave y saturado, al más puro estilo Tony Iommi, de la guitarra de Sean Kennedy, y todo ello aderezado con sonidos de órgano inquietantes, como en “The Great God Pan”. En alguna ocasión han comparado a esta vocalista con Grace Slick (Jefferson Airplane/Starship), y no dudo que exista un parecido, aunque Alia tiene un timbre de voz más grave que Slick, en mi opinión. Destacan en este disco temas como “Coven Tree”, con esa extraña mezcla de folk y doom/stoner, “Morning Of The Magicians” o la extensa “Daughter Of The Sun”, que con sus más de diez minutos y sus diferentes pasajes y cambios de ritmo cierra este “Living With The Ancients”. Personalmente, siempre me ha gustado este estilo de música, y me agrada que sigan apareciendo nuevas bandas que tratan de aportar algo al mismo, como Blood Ceremony.

En cuanto al diseño gráfico: rojo sobre negro, representaciones del diablo, algún símbolo ocultista…el mal está al acecho. # 7,5

 [Reseña publicada en Popular 1 en agosto 2011]

A PALE HORSE NAMED DEATH: “And Hell Will Follow Me” (2011)

Posted in RESEÑAS POPULAR1 with tags on junio 10, 2012 by israelmaster

(SPV/STEAMHAMMER)

Si parte de los componentes de los extintos Type O Negative, concretamente Kenny Hickey y Johnny Kelly, publicaban su debut hace dos años bajo el nombre de Seventh Void, ahora es el turno de Sal Abruscato, batería de la emblemática banda, así como también de los magníficos Life Of Agony.

Bajo el nombre de A Pale Horse Named Death, se esconde su nuevo proyecto, en el que se atreve a cantar y tocar la guitarra, acompañado en todo momento por Matt Brown, también perteneciente a los mencionados Seventh Void. Y desde luego ambas bandas, como no podía ser de otra forma, tienen un parecido, aunque con matices. Porque si bien el sonido de este “And Hell Will Follow Me” podría definirse básicamente como doom metal, se aprecia un halo de negatividad y tristeza incluso superior a la otra banda en cuestión. Se llega a sentir una cierta vibración a lo Alice In Chains en temas como “To Die In Your Arms”, o a los Paradise Lost de “Draconian Times”, como en la sobrecogedora “Cracks In The Walls”. Donde más creo apreciar la huella de Type O Negative, no obstante, es en “When Crows Descend Upon You”(definitivamente, la temática no irradia felicidad), aunque el denominador común a la práctica totalidad de las canciones es el ritmo lento y cadencioso. En la grabación han colaborado, entre otros, Keith Caputo (Life Of Agony) y Bobby Hambel (Biohazard).

Gratamente sorprendido con este debut de A Pale Horse Named Death, que recomiendo sin dudarlo a todo aquél que haya disfrutado con los grupos arriba mencionados. # 8

 [Reseña publicada en Popular 1 en agosto de 2011]

KING KOBRA: “KING KOBRA” (2011)

Posted in RESEÑAS POPULAR1 with tags on junio 7, 2012 by israelmaster

(Frontiers)

Este sello no deja de sorprenderme. Lo reseñable ya no es el insuflar nueva vida a grupos que llevaban años fuera de la escena. Lo meritorio es lograr que el resultado sea tan bueno. Porque si hay un grupo que no destaca por la estabilidad en su formación, especialmente en el puesto de vocalista, ese es King Kobra. Para esta resurrección, se reúne el plantel que grabó los dos primeros discos, pero con Paul Shortino (Rough Cutt, Quiet Riot…) en tareas vocales en lugar de Mark Free. Después de separarse tras “III” (1988), grabaron “Hollywood Trash” en 2001, y no se supo más de ellos. ¿Que a qué suena esta nueva entrega? Pues a hard rock. Yo esperaba más “sonido Frontiers”, y que las canciones se asemejarían más a “Thrill Of A Lifetime” que a ningún otro. Pues no. Aquí tenemos canciones con tanta energía como “Rock This House”, junto a estribillos para corear con el puño en alto como los de “Tear Down The Walls” o “Top Of The World”. “Turn Up The Good Times”, por su parte, recuerda a la música actual de Glenn Hughes, y las más tranquilas “Live Forever” y “Fade Away” dejan claro que Paul Shortino es un vocalista a reivindicar, cuya aportación es clave en este trabajo.

Lo cierto es que, tras haber escuchado este álbum, no me imagino estas canciones interpretadas por mi admirado/a Mark/Marcie Free (gran disco con Unruly Child, dicho sea de paso). Recomendable. # 7,5

 [Reseña publicada en Popular 1 en julio 2011]

HOUSTON: “HOUSTON” (2010)

Posted in RESEÑAS POPULAR1 with tags on junio 7, 2012 by israelmaster

(Spinefarm Records)

Bajo este nombre se esconde el proyecto de los suecos Freddie Allen y Hampus Hank Erix, decididos a dejar patente su admiración por el legado de las bandas que portaron el estandarte del AOR en los ´80, como Journey, Foreigner y, sobre todo, Survivor.

Es, quizá, en éstos últimos en los que más se han inspirado para dar forma a esta colección de canciones que giran en torno a amores perdidos y corazones rotos, como se aprecia en “Hold On”, “Give Me Back My Heart” o “One Chance”, que parece directamente sacada de la B.S.O. de Rocky IV, de la que se declaran fans, al igual que de la de Karate Kid.

También se vislumbra la impronta de los primerísimos Bon Jovi en “She´s A Mystery” y en “Pride”, aunque con el sonido tamizado por los Foreigner de “Agent Provocateur” e “Inside Information”, lo que da como resultado un álbum cuyo sonido se apoya en teclados omnipresentes y solos de guitarra en tonos agudos y cristalinos que crean melodías dentro de las propias canciones. Hay que reconocer también la aportación en tareas compositivas y producción de Ricky B. Delin, pieza clave en este proyecto.

Gustándome tanto el AOR, no me perdono el haber tardado tanto en descubrir este disco, que se publicó a finales de 2010, siendo reeditado posteriormente con dos temas extra y una portada diferente.

Si has disfrutado el último de H.E.A.T. o el de Auras, lánzate a por este. #8

 [Reseña publicada en Popular 1 en julio de 2011]

THE CARS: “Move Like This” (2011)

Posted in RESEÑAS POPULAR1 with tags on junio 7, 2012 by israelmaster

(Hear Music/Universal)

Si hay un regreso con el que no contaba era este. Efectivamente, hace unos años se puso en marcha el proyecto The New Cars, en el cual Greg Hawkes y Elliot Easton eran acompañados por Todd Rundgren y sus músicos, pero ni el batería David Robinson, que había dejado la música al separarse la banda tras “Door to Door” en 1987, ni Ric Ocasek, alma mater del grupo, formaban parte del mismo.

Aquí estamos hablando de la reunión de la formación original (sin Benjamin Orr, fallecido hace unos años), y este álbum es un compendio sorprendentemente cohesionado de los elementos que les otorgaron una enorme popularidad desde finales de los ´70 hasta mediados de los ´80. Así, tenemos una “Sad Song” que nos trae a la mente el sonido de su primer disco y nos recuerda por qué nunca ha estado claro si hacían pop o Rock, o “Blue Tip” con los teclados de Greg Hawkes desgranando sus peculiares melodías (que encajaría perfectamente en un disco como “Panorama”). Pero hay también un lugar para las baladas, como “Soon” y “Take Another Look”, que son los títulos en los que más se echa de menos a Ben Orr, que a buen seguro habría interpretado estas canciones tan bien como la mítica “Drive”.

Si tuviese que escoger un único tema, me quedaría con “Too Late”, lo más logrado de este trabajo, en mi opinión.

Me alegra tenerles de vuelta. #7´5

[Reseña publicada en Popular 1 en julio de 2011].

DISCOGRAFÍAS BREVES (II): Blue Murder

Posted in Rock with tags on diciembre 22, 2011 by israelmaster

La importancia del trabajo de John Sykes a las seis cuerdas en el magnífico “1987” de Whitesnake es indiscutible. Suyo fue todo el trabajo de guitarra que puede escucharse en ese álbum, con la excepción del solo de “Here I Go Again”, que fue obra de Adrian Vandenberg. Pero el caso es que, una vez terminada la grabación del mencionado disco, tanto el propio Sykes, como el resto de la banda, serían invitados por David Coverdale a dejar el grupo. Tanto es así, que en los videoclips que acompañaron a los singles extraídos de “1987”, ninguno de los músicos que podemos ver participaron en una sola nota de la grabación (con la salvedad de la aportación de Vandenberg a la que me refiero más arriba).

Una vez fuera de Whitesnake, Sykes comenzó a dar forma a la idea de crear una especie de supergrupo, para lo cual contactó con músicos de la talla de Ray Gillen o Cozy Powell (con quien coincidió  en Whitesnake en la época de “Slide It In”). Algunas demos se grabaron con la música que se iba creando, pero el sello discográfico (Geffen), por motivos que nunca he tenido totalmente claros, se vio más interesado en una banda con el propio Sykes como voz solista que con Ray Gillen.

Así, y acompañado finalmente por Tony Franklin al bajo y Carmine Appice a la batería, Blue Murder publicarían su primer álbum.

“Blue Murder” (1989)

Una de las preguntas que podríamos hacernos al escuchar por primera vez este álbum es si la influencia de Whitesnake es muy marcada. Supongo que cada uno podrá tener su opinión, pero la mía es que un aire a la banda de Coverdale sí se aprecia por aquí y por allá (“Black Hearted Woman” serviría como ejemplo). Aunque nada más comenzar a sonar “Riot”, uno de los principales puntos a los que prestar atención es el peculiar sonido del bajo sin trastes de Tony Franklin. Efectivamente, el que fuera músico de The Firm, entre otros, logra una sonoridad realmente atípica con su instrumento, que emite unas notas que parecen jugar con el tono. Pero sobre todo llama la atención la voz de Sykes, que se reivindica a sí mismo como vocalista, con un registro que suena especialmente bien en las notas altas. Podría destacar “Valley Of  The Kings”, un extenso tema que me recuerda a las canciones más épicas de Dio, o “Jelly Roll”, que, con un interesante cambio de ritmo y melodía logra mutar a balada desde un comienzo de aire blues. Asimismo, encuentro digna de mención a “Out Of Love”, otra buena balada en la que Sykes nos regala un solo de guitarra más centrado en el sentimiento que en la velocidad, al contrario que en otras canciones del disco.

El nivel global de este debut me parece de notable alto, con tres grandes músicos que lograban grabar un excelente puñado de canciones que, aunque sonaban a muchas cosas, tenían ese “algo” que las hacía especiales.

“Nothin´But Trouble” (1993)

Lo primero a destacar de este segundo álbum es el cambio en la formación ya que, aparte de Sykes, ésta incluía a Marco Mendoza a la guitarra-bajo, Tommy O´Steen a las baquetas, Nik Green a los teclados y Kelly Keeling a los coros (y a la voz principal en un tema). Sin embargo, algunas partes sí fueron grabadas por Tony Franklin y Carmine Appice, que aparecen en los créditos como “músicos adicionales”. Habitualmente, “Nothin´But Trouble” suele estar considerado como un trabajo inferior a su predecesor, y tal vez sea cierto, lo que no es óbice para que su nivel sea también difícilmente discutible.

Yo me quedaría con dos de los temas de mayor sentimiento en la interpretación, que son “Cry For Love” y “I Need An Angel”, que vienen a ser como power ballads con envoltorio blues. Son dos canciones largas, con abundantes detalles a descubrir en cada escucha. El registro es algo más suave en “Save My Love”, que sugiere un regustillo soul y cuyo solo de guitarra recuerda al de “Is This Love?”, de Whitesnake, y “Shouldn´t Have Let You Go”, que podrían calificarse como medio-tiempos (más la primera que la segunda).

También sería bueno mencionar que en “Runaway” se deja sentir una cierta influencia de Phil Lynott en la entonación de Sykes al cantar. Nunca ha escondido su devoción por el desaparecido vocalista de Thin Lizzy, a quien dedica especialmente este disco, del mismo modo que hacía en el anterior.

“Nothin´ But Trouble” marcaría el final de Blue Murder como tal. Sykes siguió adelante, pero publicando discos con su propio nombre, dejando para el recuerdo estos dos magníficos discos que merecen un sitio en la colección de todo aquél que sienta algo por el hard rock en general.

“Screaming Blue Murder-Dedicated To Phil Lynott” (1994)

Álbum en directo grabado en Japón en 1993, en el que se recogen algunos de los mejores temas de los dos trabajos de la banda, además de dos temas de Thin Lizzy (“Cold Sweat” y “Dancing In The Moonlight”) y un tercero, “Please, Don´t Leave Me”, escrito a medias por Sykes y Lynott, en honor de quien se publica este directo. A mencionar también la versión de “Still Of The Night” de Whitesnake, cuya interpretación tiene poco que envidiar a la de David Coverdale. Impagable la foto de la contraportada, con el genial guitarrista señalando al cielo vistiendo la camiseta con la imagen de Lynott que luce en la portada.

Pues esto fue Blue Murder, otra de esas “discografías breves” que merecen ser descubiertas.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.