Archivos para angel

ANGEL: Criaturas celestiales

Posted in Rock with tags on enero 5, 2011 by israelmaster

Hay una fina línea que separa los conceptos “grupo de culto” y “grupo olvidado”, cuando hablamos de rock clásico.

En todas las épocas, estilos y movimientos musicales hay una serie de nombres paradigmáticos y representativos, que pasan a la historia y salen a relucir al hacer referencia al estilo en cuestión. Pero también existe ese furgón de cola, esa nutrida segunda fila de bandas que, por falta de suerte, talento o cualquier otro motivo, no escriben su nombre con letras de oro en la historia del rock pero que, en muchos casos, lograron carreras musicales interesantes.

No tengo claro del todo qué lugar ocupa Angel en la historia de la música rock, si bien es cierto que con los años he llegado a considerarles una banda de culto.

El origen de esta peculiar formación hay que buscarlo en Washington. Unos jóvenes músicos llamados Punky Meadows y Mickey Jones que habían formado parte de bandas como Bux o The Cherry People (en el caso de Meadows) quisieron crear un grupo a su manera. Reclutaron al teclista Gregg Giuffria, conocido de Meadows desde hacía tiempo, así como a un cantante procedente de Boston llamado Frank Dimino y el batería Barry Brandt.

El celestial nombre escogido para la formación fue Angel, inspirado por una canción de Jimi Hendrix.

Comenzaron a hacerse un sitio en la escena local de Washington y, según se cuenta, Gene Simmons, de Kiss, presenció uno de sus enérgicos conciertos. Tanto le agradaron, que insistió a su sello discográfico, Casablanca Records, para que contratase a ese emergente grupo.

Efectivamente, el sello Casablanca fichó a Angel, publicando su álbum de debut en 1975.

Personalmente, tengo que decir que este es el primer disco de la banda que cayó en mis manos. Cuando lo compré, en una feria de discos de segunda mano, no sabía muy bien lo que iba a encontrar en él. Lo cierto es que, con el tiempo ha llegado a convertirse en un disco recurrente para mí.

Esta primera entrega nos mostraba a una banda con sonido claramente hard rock, con alguna querencia sinfónico-progresiva en temas como la extensa “Long Time”, una de mis favoritas. De hecho esa sensación está presente durante gran parte del disco. Me gustaría destacar “Broken Dreams” que llega a recordar al sonido de Black Sabbath, al menos en la estructura y ritmo del tema, y el gran trabajo de Frank Dimino en “Mariner”, una canción de esctructura relativamente simple pero que con esa voz de agudo registro siempre me apetece escuchar cuando cojo el álbum de la estantería.

No obstante, el “clásico” por antonomasia es “The Tower”, uno de los temas icono de Angel a lo largo de toda su carrera.

Un buen debut. No rompedor, pero que mostraba un cierto potencial.

De hecho, es digno de mención que los lectores de la revista Circus les votaran como mejor nuevo grupo de 1976.

Su siguiente trabajo, “Helluva Band” (1976), seguiría poco más o menos la senda trazada en su debut, aunque para mi gusto no tiene un nivel tan alto. Merecen una mención especial la extensa “The Fortune”, con larga introducción de teclados a cargo de Gregg Giuffria y estructurada en varias partes (el lado sinfónico de la banda), así como “Feelings”. Me gusta mucho más esta vertiente del grupo que la de los temas más directos y enérgicos.

Por otro lado, la portada del álbum mostraba la nueva imagen de Angel, que sería característica durante el resto de su carrera.

Al parecer, el que vistiesen enteramente de blanco fue idea del sello discográfico, que probablemente trató de venderlos como la antítesis de Kiss, cuya imagen era oscura y demoníaca.

El siempre irreverente Frank Zappa les dedicaría una mordaz canción, concretamente a Meadows, titulada “Punky´s Whips”. El guitarrista siempre ha afirmado que no se sintió molesto, sino más bien halagado por el hecho de que un músico tan brillante como Zappa se tomase la molestia de escribir esa canción. Al menos, eso es lo que siempre ha dicho Meadows.

Y el aspecto de la imagen se explotaría todavía más cuando su tercer trabajo, “On Earth As It Is In Heaven” (1977) vio la luz.

Con esas vestimentas íntegramente blancas siendo ya su seña de identidad, se dio a conocer el sorprendente nuevo logo de Angel.

Este atípico logotipo tenía la particularidad de poder ser leído exactamente de la misma manera si se daba la vuelta a y se ponía boca abajo…¡Impresionante!.

La puesta en escena en los conciertos también se volvería más elaborada. La introducción consistía en una voz en off, supuestamente la del arcángel Gabriel, que ordenaba a sus ángeles que llevasen a la tierra la música del cielo. Mientras esto sucedía, una enorme imagen con la figura que aparece en la portada del primer disco del grupo (que representa el mencionado arcángel) ascendía hasta la parte superior del escenario. Tras esto, iban apareciendo los músicos, utilizando unos efectos visuales con unos cubos de espejos que creaban la ilusión de que se materializaban como por arte de magia.

Al finalizar el show, los músicos se subían (o eso hacían creer al espectador) a ese arcángel Gabriel que, tras elevarse de nuevo, explotaba. De acuerdo, no resultará tan espectacular como los shows de sus compañeros de sello Kiss, pero no está mal, ¿no?

En cuanto al disco, yo diría que supone un cambio con respecto a los dos anteriores, y sigue una dirección más melódica, resultando menos perceptible esa vertiente sinfónica que se apreciaba de algún modo en los anteriores trabajos. Los anteriores Angel me gustaban, pero no diría que estos “nuevos” me gusten menos. Ahí tenemos “You´re Not Fooling Me” o “Magic Touch”, que definitivamente tiene poco que ver con las canciones de los anteriores discos. Tenemos por otro lado “Telephone Exchange” en la que sonaban a Boston de un modo apreciable, que es otro título a destacar, del mismo modo que las dos que cierran el álbum: “Cast The First Stone” y “Just A Dream”, ésta última con una melodía extrañamente cautivadora. Interesante reajuste de estilo de este “On Earth…”.

Por una serie de problemas con él durante la gira, la banda prescindió de los servicios del bajista Mickey Jones, siendo reemplazado por Felix Robinson, con el que grabarían “White Hot” (1977).

A estas alturas de su carrera, Angel habían logrado un cierto prestigio en lo que al directo se refiere, de cuya espectacularidad ya he hablado más arriba, pero sin embargo, las cifras de ventas de sus discos no eran del total agrado del sello discográfico. Tal vez la presión de Casablanca Records influyó en el contenido de “White Hot”. Efectivamente, el sonido era, en general, más pulido, y los decibelios habían sufrido un apreciable recorte.

Se intentó la jugada de lanzar como single de adelanto “The Winter Song”, una bucólica canción que trataron de “colar” como canción navideña (fue lanzada a finales del ´77), en la que contaban con un coro infantil, el California Boys Choir. De hecho, fue regrabada con el título “The Christmas Song” y lanzada en single también de este modo.

No diría que es un mal disco, aunque sí que es quizá el menos homogéneo. Se trata del típico disco del que suelo escuchar temas sueltos, y pocas veces lo pongo completo. Me gusta mucho “Flying With Broken Wings (Without You)”, que es una balada de regustillo “Beatle”, “You Could Lose Me” y la inicial “Don´t Leave Me Lonely”, que sí se parece más a su estilo de siempre. Por primera vez, encontramos una versión, concretamente “Ain´t Gonna Eat Out My Heart Anymore”, un clásico de mediados de los ´60 que habían popularizado los Young Rascals.

Su siguiente álbum nacería con polémica, ya que la portada diseñada originalmente mostraba a la banda en torno a una mesa con abundante alcohol y mujeres, en actitudes un tanto cuestionables. Incluso los propios miembros del grupo aparecían con ropa convencional, es decir, sin sus emblemáticos uniformes blancos. Iba a titularse “Bad Publicity”, pero cuentan que cuando el presidente de Casablanca Records vio esta portada, ordenó destruir todas las unidades fabricadas, por temor a que la imagen del grupo se viese perjudicada.

Finalmente, la controvertida portada fue sustituida por otra con la banda en actitud mucho más decorosa…y sí, vestidos de blanco.

El título del disco fue “Sinful” (1979). La medida fue tomada de modo tan repentino y fulminante que la primera tirada del álbum incluía todavía el título “Bad Publicity” impreso en la etiqueta del vinilo.

Soy afortunado poseedor de un ejemplar de la primera edición de dicho álbum, aunque daría lo que fuese por ser todavía más afortunado y hacerme con una de las aproximadamente cincuenta unidades que se calcula que se distribuyeron con la portada original y que fueron enviadas a emisoras de radio de modo promocional antes de ser retiradas de la circulación.

Para mí, “Sinful”, en su conjunto, es el disco más logrado de Angel. Lo digo en el sentido de mantener un nivel más alto de principio a fin. También puede ser el disco con sonido más suave que grabaron, y en el que hacen mayor hincapié en las melodías. “L.A. Lady” y “Wild And Hot” son una buena muestra de ello. Mientras que “Bad Time” y “Waited A Long Time” pasan por ser las más orientadas al rock.

Poco tiempo después, y tras la adquisición del sello Casablanca por Polygram, se publicaría el directo “Live Without A Net” (1980), que correspondía a conciertos que habían tenido lugar en 1978, tras lo cual la banda comenzaría a actuar sin sus emblemáticas vestimentas durante una temporada, quizá hastiados y sintiéndose excesivamente atrapados en ese cliché.

En esas fechas se estrenaría la película “Foxes”, en cuya banda sonora interpretaban “20th Century Foxes”, un tema con influencias de la música disco tan en boga en la época. ¿No había hecho Kiss algo parecido en “I Was Made For Loving You”? Incluso aparece la banda en la película. Angel, no Kiss.

Lo cierto es que poco después, tras haber escrito ya alguna canción nueva con idea de incluirla en un próximo álbum, la carrera de Angel llegaría a su fin. Cada miembro seguiría su propio camino con diversos proyectos.

Protagonizarían una especie de regreso en 1999 con el disco “In The Beginning”, y después nada más.

Me apetecía recordar a Angel, porque me gusta lo que hacían. No intentaré defender lo indefendible afirmando que estaban a la altura de los mejores entre sus coetáneos, porque probablemente ese no era su lugar. Pero tampoco me gustaría que su paso por la historia del rock quedase en la mera anécdota por aquello de las vestimentas o lo del logo.

Adentrarse en su discografía podrá sorprender a más de un escéptico que se permita despacharlos con un par de comentarios sarcásticos y algún chiste fácil relacionado con su imagen.

Sus discos resultarán disfrutables al amante del rock de los ´70 y, aunque tal vez nunca hayan grabado un álbum verdaderamente genial, sí que nos dejaron un puñado de temas más que logrados, por los que merece la pena descubrir a este curioso grupo.

No me arrepiento de haber incorporado sus discos a mi colección.

Publicado originalmente en myspace el 10 de abril de 2010

www.myspace.com/israelmaster