Archivo para FM

FM: UN SUEÑO QUE NO SE HIZO REALIDAD

Posted in AOR with tags , , on febrero 8, 2010 by israelmaster

En los años ´80 la música AOR, o rock melódico vivió su momento de mayor esplendor en los Estados Unidos. Nombres que hoy son legendarios como Reo Speedwagon, Survivor, Journey, Styx, Toto o Foreigner encontraron un magnífico vehículo para su música en las emisoras de radio de la época.A mediados de la década se formaba en el Reino Unido FM, un proyecto compuesto por los hermanos Chris y Steve Overland, Merv Goldsworthy, Didge Digital y Pete Jupp.
Los Overland habían pertenecido a Wildlife, mientras que Goldsworthy y Jupp habían pasado por Samson. Didge Digital (cuyo nombre real era Philip Manchester), por su parte, había estado tocando con Gerry & The Pacemakers antes de unirse al grupo.
FM nacía con la idea de hacer música al estilo de los grandes del rock melódico mencionados. Esa era su meta, el objetivo que perseguían, aunque la “industria”, a veces injusta con bandas de verdadero talento, les daría la espalda.Hay varias teorías que se manejan para explicar el porqué de lo que sucedió con FM. Unas apuntan a su origen británico como causa de su escasa aceptación en el mercado americano (no olvidemos que su sonido era muy “americano”), mientras que otras consideran que su sello discográfico no acabó de ver el potencial del grupo como una “inversión rentable”.Pero hay algo que tengo claro que no fallaba: su calidad. 

Sus dos primeros trabajos están, para mí, entre los mejores discos jamás grabados dentro de este estilo, y eso es lo que me gustaría enfatizar en estas líneas que he querido dedicarle a esta gran banda.

INDISCREET: COMIENZO PERFECTO


FM grabaría su debut discográfico con el sello Portrait, perteneciente al gigante CBS, bajo el título de “Indiscreet” (1986).

El álbum, que fue grabado entre Ibiza, Surrey y Londres, era un magnífico trabajo de rock melódico (lo que frecuentemente se conoce como AOR) íntegramente escrito por los miembros del grupo.

En él se daban todos los elementos habituales en este estilo: un cantante que interpretaba con verdadero sentimiento, unas canciones de sonido cristalino, cuidada producción, y temática relacionada con corazones rotos, chico que echa de menos a chica, y declaraciones de amor varias.

Pocas veces me he encontrado con un debut tan sólido como este, en el que el nivel se mantiene tan alto a lo largo de la totalidad del mismo.

El álbum se abría con “That Girl”, que fue, asimismo uno de los singles editados para promocionarlo (concretamente, el segundo, tras “Frozen Heart”). El tema se acompañaba de un videoclip en el que entre las escenas de la banda tocando, se intercalaban planos rodados en una playa. El escenario elegido fue Jamaica.

Viendo hoy estas imágenes, uno se da cuenta de cómo pasa el tiempo al observar las vestimentas y el “look” de los músicos. Esa especie de gabardina larga de Chris Overland, las chaquetas más bien amplias y frecuentemente remangadas, los melenas típicas de la época, etc. Aunque a nivel estético lo más llamativo eran los trajes rosas que solía lucir el bajista Merv Goldsworthy.

Pero no nos centremos en la anécdota, que es un error frecuente e injusto que se comete demasiadas veces con las bandas de los ochenta, y continuemos con la música.

En su momento, “That Girl” fue grabada por nada menos que Iron Maiden como cara B del single de “Stranger In A Strange Land”.

Tras la rápida “Other Side Of Midnight” llega otra de las joyas de “Indiscreet”: “Love Lies Dying”, con una sentida interpretación de Steve Overland cantándole a un amor que se termina.

“I Belong To The Night”, sin embargo, podría encajar sin problemas en el repertorio de cualquier banda de hard rock de la época, y en la que se nos habla de otro tipo de “amor”. Ese que está “desprovisto de emociones” y tiene que ver “sólo con el negocio”, como dice la letra.

“American Girls” (tema ideal para el verano) nos lleva al potente “Hot Wired”.

“Face to Face” y su estribillo marcado con los teclados es la antesala de la verdadera joya del disco.

Cuando se habla de las mejores baladas de la historia del rock suelen salir títulos como “I Want To Know What Love Is” de Foreigner, “Rosanna” de Toto, “Keep On Loving You” de Reo Speedwagon, “Open Arms” y “Faithfully” de Journey, “Babe” de Styx…Pues yo voy a añadir una de Fm: “Frozen Heart”.

Musicalmente hablando, es la canción de ritmo más pausado de las nueve que incluye este trabajo y fue, como indiqué más arriba, el primer single publicado del mismo.

Destacaría, sobre todo, el trabajo a los teclados de Didge Digital y el momento central de la canción cuando se produce un leve cambio de melodía que introduce el solo de guitarra.

Insisto en lo dicho más ariba, “Frozen Heart” merece un lugar entre las grandes.

EL ESTRELLATO QUE NUNCA LLEGÓ

Tras este gran debut (aunque con moderadas ventas), su sello discográfico decidió apostar fuerte por FM, y puso los medios para tratar de lograr un éxito acorde con la indudable calidad del grupo.

Se contactó con Desmond Child, experto en lograr temas rockeros con gancho, que co-escribiría algunos títulos, así como con otros compositores ajenos a la banda, para aportar su granito de arena al proyecto. Es importante recordar que Child co-escribió “You Give Love A Bad Name” y “Living On A Prayer” dos de las canciones más destacadas de “Slippery When Wet”, de Bon Jovi, por lo que parecía ser la persona indicada para dar el empujón comercial a FM.
Se cuenta que existió una reunión de ejecutivos de Epic con el grupo al completo en la que se visionó el videoclip de “Rock The Night”, de Europe, con la intención de animarles a que tratasen de hacer algo como eso.

El resultado de todo esto fue “Tough It Out” (1989).

“Bad Luck”, uno de los temas en los que participaba Desmond Child, fue el escogido como primer single, un tema de enérgico estribillo al que acompañarían como sencillos “Someday” y “Everytime I Think Of You”, ambos firmados por músicos ajenos a FM.

Por aquel entonces, cuando las televisiones americanas emitían los videoclips de la banda, se referían a ellos como “FM-UK”, para evitar ser confundidos con el grupo canadiense de rock progresivo del mismo nombre.

Como elección, no puedo decir que fuese equivocada la de las tres canciones mencionadas como singles. “Everytime I Think Of You”, en concreto, viene a ser lo que “Frozen Heart” era para “Indiscreet”: “la balada” del disco.
Cuesta comprender cómo una canción de ese calibre publicada como single…¡y en 1989! no se convirtiese en todo un hit radiofónico como “Heaven”, de Warrant, “Carrie”, de Europe, “The Flame”, de Cheap Trick, “Alone”, the Heart, “Is This Love?”, de Whitesnake, y tantos otros ejemplos que podríamos citar. En la segunda mitad de los ´80 este tipo de canciones vivieron un momento de especial popularidad, y resulta llamativo que ninguno de los temas de FM lograsen la misma repercusión mediática que los títulos citados. Ni de lejos.

Pero, si los singles me parecen acertados, no menos bueno me parece el resultado global del álbum, cuyo nivel está casi parejo al de su debut. Es más, una buena parte de la crítica, hoy día, valora este segundo trabajo como superior a “Indiscreet”.

“Does It Feel Like Love?”, “The Dream That Died” o la potente “Burning My Heart Down” (que sería incluida en la banda sonora de la película ‘Águila de acero II’) eran excelentes canciones, que poco tenían que envidiar a las de otros grupos de mayor éxito comercial. Y el sonido también estaba muy logrado, sin entrar a valorar si la elevada inversión estaba justificada o no (ya que a mí me gustaba el sonido de “Indiscreet”), y contextualizando esta afirmación, porque no debemos olvidar que estamos hablando de 1989.

Pero, a pesar de que “Tough It Out” es considerado un verdadero clásico, e incluso un disco de culto para los seguidores del estilo, las expectativas de Epic no se cumplieron, y FM fueron invitados a buscar otro sello.
La industria, cambiante y caprichosa, los gustos del público (no menos cambiantes y caprichosos) o lo que fuese, pusieron fin así al sueño de FM: lograr un éxito masivo.

Este no sería, no obstante, el fin de esta banda.

SUPERANDO LA DESILUSIÓN
En 1991, y ya con un sello mucho más modesto (Music For Nations) lanzarían “Taking It To The Streets”, un álbum de sonido más contundente que los dos anteriores y que suponía un cierto bajón en calidad. Como el propio grupo ha confesado en alguna ocasión, el repertorio estaba formado por temas que habían sido escritos tiempo atrás y que se habían quedado a medio terminar. La inclusión, casi a última hora de una versión del clásico “I Heard It Through The Grapevine” y de “Only The Strong Survive” fueron un acierto, dado que ambas fueron editadas como singles. Si bien la primera de ellas no me convence del todo (me gusta la versión de Marvin Gaye, pero esta no me dice nada), “Only The Strong Survive” sí es uno de los iconos de la banda, con su magnífico comienzo con guitarra acústica y ese estribillo con tintes de himno.
Cuando “Taking it…” se publicó, Chris Overland ya había abandonado el barco, desalentado tras la decepción del resultado de “Tough It Out”.

Este era un trabajo, en general, de sonido más duro que los anteriores, en el que los teclados de Didge Digital perdían protagonismo, lo que me parece una pena, ya que creo que suponían parte del encanto de lo que podríamos considerar sonico clásico de FM. Poco después de publicar este disco, el teclista dejaría el grupo.

Con la nueva formación, en este caso de cuarteto (Steve Overland, Pete Jupp, Merv Goldsworthy y Andy Barnett) se grabaría “Aphrodisiac” (1992), que sería alabado por la crítica y que, afortunadamente, volvía a subir el listón y a demostrar que FM podían reinventarse, al menos en parte, y seguir adelante sin dos de los componentes originales.

He leído más de una opinión que sugiere que este puede ser el trabajo más completo que grabaron, idea ésta que no comparto, aunque sí me parece un disco francamente logrado, y en el que parece querer colarse algún ramalazo blues que no se apreciaba en anteriores grabaciones, como el tema que cierra el álbum, “Hard Day In Hell” o algún momento de “Take The Money”.
En cualquier caso, de este “Aphrodisiac” yo destaco “All Or Nothing” por su potente y enérgico coro en el estribillo, “Blood And Gasoline” y “Closer To Heaven”, otra balada marca de la casa a engrosar su notable currículum en este apartado. Desde luego, Steve Overland muestra una vez más en esta canción que la suya es una de las voces a reivindicar en la historia del rock, y es algo en lo que debo insistir hasta la saciedad. Da la sensación de que lo vive, de que realmente siente lo que canta.

Notable trabajo que merece las positivas críticas que recibió, aunque sigo prefiriendo el estilo de los dos primeros discos, con mayor presencia de teclados, elemento que tal vez transmite una mayor sensación de estar escuchando algo desfasado, pero que al mismo tiempo añade un encanto muy especial, agregando un toque de color a las melodías.

“Dead Man´s Shoes” (1995) supondría el canto de cisne de la banda.

Con un sonido claramente más suavizado con relación a lo publicado anteriormente, justo es reconocer que, aún siendo algo irregular, nos dejó alguna joya como “Tattoo Needle”, “Ain´t No Cure For Love”, “Misery” o “You Are The One”, otra balada que lleva su sello inconfundible, y que considero la joya del álbum.

Es un título poco recordado en su (breve) discografía, pero las canciones citadas justificarían su escucha.

A grandes rasgos, esta es la historia de una banda cuyo talento no iba parejo con la aceptación por parte del gran público, a pesar de practicar un estilo teóricamente pensado para llegar fácilmente a un público amplio y de tener calidad.

Me apetecía dedicarles unas líneas, y es lo que he hecho.

Su estilo tenía algo muy especial, y no puedo evitar rebuscar en Ebay, Musicstack y demás sitios web de subastas y segunda mano para tratar de conseguir los más variados fetiches de este grupo puestos a la venta en su día, como singles con la forma del logotipo de FM, Maxis con temas que no aparecían en los Lp´s, etc.

Por lo que he podido observar, no soy el único. Es más, parece que en los últimos años, y gracias a una serie de páginas web y diversos foros dedicados al rock melódico, el interés por esta banda la está elevando al estatus de “grupo de culto”.

Podría pensarse que no soy objetivo cuando hablo de la música rock de la segunda mitad de los ochenta, y por lo tanto, de la época de mi adolescencia, por aquello de la nostalgia, de los recuerdos asociados a determinadas canciones, determinados videoclips, un cierto estilo musical o imagen, de añoranza de un tiempo pasado, etc.

Efectivamente, se podría pensar eso, pero en ese caso, lo mejor que se podría hacer para salir de dudas es pinchar (sí, el vinilo, a poder ser) “Indiscreet” y juzgar por uno mismo. Tal vez, después de todo, y más allá de la nostalgia y los recuerdos, la magia sí existía.

www.myspace.com/israelmaster