Archivo para soundgarden

VEINTE AÑOS NO ES NADA

Posted in Rock with tags , , , on febrero 2, 2011 by israelmaster

Hace unos días que estoy valorando cuáles son, según mi criterio, los mejores discos de 2010. No soy capaz de recordar desde cuándo tengo esta costumbre, pero tengo claro que la cosa viene de lejos.

El caso es que, revisando algunos títulos interesantes que vieron la luz el pasado año, repasando otros que me parecieron reseñables en años anteriores y demás, me dí cuenta de que este 2011 se cumplirán nada menos que ¡veinte años! de una serie de lanzamientos de tal calibre, y que han significado tanto para la historia del rock, que hacen odiosa la comparación con la producción musical más reciente.

Aquel lejano 1991 nos dejó una serie de joyas que convierten dicho año en uno de los mejores de la historia en este sentido. Este es mi particular homenaje a algunos de ellos. No será un análisis en profundidad de cada uno, puesto que se trata de títulos perfectamente conocidos por todos.

1. SOUNDGARDEN: “BADMOTORFINGER”


Era su primer álbum para un sello grande (A&M), y mejoraba de un modo más que apreciable todo lo que habían grabado hasta el momento.

Se vivían tiempos de cambio en el mundo del rock, y Soundgarden se convertirían en uno de los pilares indiscutibles de esa revolución, con epicentro en Seattle, que pondría patas arriba (al menos durante unos años) no sólo el rock, sino la música en general.

Temas como “Rusty Cage”, “Outshined”, o “Jesus Christ Pose” mostraban es mezcla de influencias entre las que se apreciaban, entre otros, los ecos de Led Zeppelin y Black Sabbath. Y también quedaba patente la asombrosa capacidad de Chris Cornell para alcanzar registros vocales imposibles con su voz.

2. PEARL JAM: TEN

Segundo pilar de esa revolución que estaba arrasándolo todo y que durante un tiempo hizo parecer obsoletas a las bandas de hard rock de la década anterior.

Creo recordar que el primer tema que escuché de este álbum fue “Jeremy”, y me gustó desde el primer momento. Si la memoria no me falla, fue en su actuación en la entrega de los premios MTV del año siguiente. Poco después, me hice con el cd, y recuerdo que lo escuché casi todos los días durante una buena temporada.

Eran diferentes a Soundgarden, puesto que su sonido era menos metálico, la voz de Eddie Vedder no tenía ese timbre agudo hasta el infinito de Chris Cornell, sino que alcanzaba sus mejores registros en tonos más bajos.

“Even Flow” y “Alive” son otras dos gemas de las muchas que contenía este “Ten”.

3. NIRVANA: “NEVERMIND”

“Nevermind” sería el mayor culpable, probablemente, de todos los cambios que se vivieron en la música de esos años.

Pretendidamente o no, fue el abanderado de una generación, de una forma de entender la música y la vida y “Smells Like Teen Spirit”, el himno de esa generación.

Pero esta obra era mucho más: “Come As You Are”, “In Bloom”, “Lithium”…

“Nevermind” era punk, era metal, era pop distorsionado. Por momentos un amasijo de ruido (“Territorial Pissings”) y, a ratos, pura melodía (“Drain You”). Pero, sobre todo, era muy bueno.

Es de esos discos que acaban atrayendo incluso a ese oyente o fan ocasional, que simplemente se deja llevar por lo que es tendencia en un momento dado.

4. TEMPLE OF THE DOG: “TEMPLE OF THE DOG”


Una delicatessen en toda regla.

Lo que inicialmente iba a consistir en dos canciones dedicadas al fallecido Andrew Wood, líder de Mother Love Bone, terminó convirtiéndose en una obra maestra que recogía las canciones creadas y grabadas por los artífices de ese homenaje a Wood durante esas sesiones. Suele decirse que la idea partió de Chris Cornell (Soundgarden), que se unió a dos ex-compañeros de Wood (Stone Gossard y Jeff Ament). El grupo lo completaban Matt Cameron, también de Soundgarden, el guitarrista Mike Mccready y un cantante del que habían escuchado alguna maqueta Gossard y Ament, llamado Eddie Vedder.

Estos cuatro últimos formarían posteriormente Pearl Jam.

Todavía me pone los pelos de punta escuchar ese duelo vocal entre Cornell y Vedder en “Hunger Strike”, un tema que siempre me ha emocionado especialmente.

5. METALLICA: “METALLICA” (THE BLACK ALBUM)


El inicio del disco ya es, por derecho propio, uno de los mejores de la historia. Los primeros acordes de “Enter Sandman”, tan sencillos en apariencia, como magníficos si prestamos atención a los detalles, nos sirven para ir descubriendo a lo largo de los temas a unos “nuevos” Metallica, con un sonido levemente más contenido y con algunas marchas menos en lo que a velocidad se refiere. Tras los controles, estaba Bob Rock, que había trabajado en el “Dr. Feelgood”, de Mötley Crüe o en “Slippery When Wet”, de Bon Jovi.

Para muchos, el último gran álbum de la banda (con permiso de “Death Magnetic”, que fue una grata sorpresa). Para mí, es el más completo de todos cuantos han grabado: “Sad But True”, “The Unforgiven”, “Nothing Else Matters”…

6 y 7. GUNS N´ROSES: “USE YOUR ILLUSION I” “USE YOUR ILLUSION II”


Cuando estos dos discos se pusieron a la venta, corregí a un amigo que afirmaba que Guns N´Roses acababan de publicar dos discos dobles. Le dije que estaba en un error, y que era un álbum doble, no dos dobles. ¡Cómo iban a poner a la venta esa barbaridad!.

Pues mi amigo tenía razón. Ambicioso proyecto donde los haya, con una serie de canciones de mayor duración de lo habitual, con Axl tocando el piano, como “November Rain”, o “Estranged”, cuyo video clip dio bastante que hablar por las escenas sorprendentes de Axl bajo el agua entre delfines.

Se incluían dos interesantes versiones: “Live and Let Die”, de Paul Mccartney, y “Knockin´on Heaven´s Door”, de Dylan, además del tema de la banda sonora de Terminator II, “You Could Be Mine”, por citar sólo algunos temas.

Independientemente de lo pretenciosos que se puedan ver estos dos trabajos, a mí me parece una obra soberbia, tomada en conjunto.

8. RED HOT CHILI PEPPERS: “BLOOD, SUGAR, SEX, MAGIK”

Obra cumbre de R.H.C.P.. Este extenso álbum (casi 74 minutos) contiene probablemente las mejores canciones que habían escrito hasta el momento, con las habituales dosis de funky (“Funky Monks”), rap (“Give it Away”), rock (“Suck my Kiss”), y un acercamiento a las baladas, por así decirlo, que no habían mostrado antes, como el hoy ya clásico “Under the Bridge”.

“Blood, Sugar, Sex, Magik” es la obra de una banda en su cénit creativo, con multitud de matices que sólo se van descubriendo tras sucesivas escuchas, y con la participación (¿decisiva en el resultado?) del mago Rick Rubin tras los controles durante la grabación.

9. TESLA: “PSYCHOTIC SUPPER”

Primer trabajo en estudio tras el pionero unplugged “Five Man Acoustical Jam”. Tal vez “Edison´s Medicine” sea la canción más recordada de este álbum, pero también son merecedoras de mención “Don´t De-Rock Me”, “What You Give”, o el bonito homenaje al fallecido Steve Clark, de Def Leppard, titulado “Song And Emotion”.

Lo primero que escuché de ellos fue “The Great Radio Controversy” (1989), que permaneció durante años como mi favorito, aunque el tiempo ha logrado que los valore de un modo similar.

La propia banda se encargaba de enfatizar, en la funda interior del disco, aquello de NO MACHINES, haciendo referencia a que la grabación se había hecho buscando el sonido más natural posible.

Se iban a vivir tiempos difíciles en la primera mitad de los 90 para grupos como Tesla, debido al vendaval que llegaba desde la ciudad de Seattle.

10. BAD ENGLISH: “BACKLASH”

Supongo que Bad English pueden considerarse el primer supergrupo AOR, al unir fuerzas dos miembros de Journey como Neal Schon y Jonathan Cain con todo un John Waite. La banda se completaba con Dean Castronovo y Ricky Phillips, antiguo compañero de Waite en The Babys.

Sus dos únicos discos están considerados como dos de los mejores jamás grabados en el estilo.

Este era el segundo, y a mi entender está al mismo nivel que el aclamado debut de 1989. Entre las maravillas aquí incluidas estaban “Straight to Your Heart” o “The Time Alone With You” que a mí, particularmente, me encantan.

Hubo más lanzamientos dignos de mención aquel año, como el “Ceremony”, de The Cult, “Uncle Anesthesia”, de Screaming Trees, o el “Out of Time” de R.E.M., que aunque nunca han sido santo de mi devoción, sonaron hasta la saciedad en aquéllos días, pero los citados más arriba serían, a mi entender, esos discos que con el tiempo han adquirido el estatus de clásicos, y que comparten el hecho de haber sido publicados en 1991, cumpliendo, por tanto 20 años en este 2011 que comienza.

Analizándolos con un poco más de calma, y con algo más de profundidad, he de reconocer que no todos los que cito en este personal y particular top 10 (que he elaborado sin seguir un verdadero orden de preferencias) han llegado a ocupar el mismo lugar en la historia del Rock, pero todos ellos, vistos con la necesaria perspectiva, son merecedores de ser citados aquí.

Llevo meses leyendo blogs dedicados a los más diversos subestilos del rock en los que se abren foros de discusión en los que se plantea el debate acerca de cuál fue el año con mejores lanzamientos discográficos dentro de este o aquél estilo, y suelo leerlos con mucha atención.

A mí me gusta tanto la música que me cuesta decantarme porque me gustan estilos muy diferentes, y cada época puede asociarse con el momento de mayor apogeo creativo de algo que puede gustarme.

No obstante, y sin pretender ser categórico en absoluto, me atrevería a afirmar que no va a ser fácil encontrar otro año con tal cantidad de lanzamientos memorables.

¿Alguna sugerencia?

Anuncios