Archivos para frontiers

FRONTIERS RECORDS. La llama sigue viva

Posted in Rock with tags , , on febrero 18, 2011 by israelmaster

Vivimos tiempos extraños, cuando menos, en lo que a la industria discográfica se refiere. Que si el cambio de modelo de negocio al que obliga la irrupción de las nuevas tecnologías, que si cambios en los gustos del público, que si nuevos dispositivos que permiten reproducir formatos novedosos…

Llevo ya unos cuantos años oyendo estas argumentaciones, y no dudo que puedan tener una base más o menos cierta. Pero, en ocasiones, surgen elementos que parecen ir en contra de lo que se supone que es la tendencia.

Esa parece haber sido la apuesta del italiano sello Frontiers Records que, enarbolando la bandera del hard rock melódico clásico (y de algún otro estilo, como comentaré más adelante), se ha convertido en uno de los principales refugios de un elenco de grupos veteranos cuyo talento y ganas de hacer música es inversamente proporcional al interés que suelen despertar a la mayoría de sellos discográficos a los que ofrecen sus canciones.

Desde sus comienzos, en la segunda mitad de los ´90, su objetivo siempre ha sido el de defender el buen rock melódico, que décadas atrás gozó de popularidad masiva. No han dudado en apoyar a figuras que habían caído en el olvido, como puede ser el caso de Lou Gramm, el que fuera vocalista de los legendarios Foreigner, por poner un ejemplo. O los hermanos Nelson, que acaban de protagonizar un sorprendente regreso a la actualidad rockera con el recomendable “Lightning Strikes Twice”.

También han promovido discos que suponían grabaciones puntuales, como los dos de Sunstorm, con Joe Lynn Turner a las voces, o los editados bajo el nombre de Place Vendome, que nos mostraron otra cara del entrañable ex-cantante de Helloween Michael Kiske, o el de W.E.T., con Jeff Scott Soto al frente. Discos, todos ellos, tremendamente cuidados en el aspecto del sonido y la producción, con magníficas canciones habitualmente a medio camino entre el hard rock y el AOR, tras cuya autoría suelen estar algunos de los músicos habituales del sello.

Asimismo, debemos a Frontiers la grabación del disco que supuso el regreso de la formación original del supergrupo de los ´80 Asia, así como de haber insuflado nueva vida a Giant, a los daneses Pretty Maids, a los suecos Treat, a Y & T y a muchos más.

No todo, sin embargo, son nombres clásicos en el catálogo del sello. Sin ir más lejos, uno de los mejores trabajos de 2010 ha sido el debut de Auras, “New Generation”, repleto de grandes melodías y continuos guiños a sus ídolos (Survivor y Journey, entre otros).

Forman parte también de la familia Frontiers los suecos Crazy Lixx, que en “New Religion” dejan clara su predilección por Def Leppard, Bon Jovi (los de los ´80) y en algún momento, hasta por Mötley Crüe. Energía y melodía a partes iguales.

Otros que vienen de Suecia son Crashdiet, aunque con un estilo algo más salvaje que Crazy Lixx. Se han incorporado recientemente al sello, lanzando “Generation Wild” en 2010.

Otro debut recomendable es el de los británicos Vega, titulado “Kiss of Life”. Los miembros del grupo tienen ya un cierto currículum a sus espaldas, habiendo formado parte de otros proyectos, aunque esta formación podemos considerarla como nueva. Alguna revista especializada les define como una combinación de Journey con unas pinceladas de U2 . No dudo que la voz de Nick Workman tenga un timbre que, en algún momento, y lejanamente pueda traer a la mente a Bono, pero las canciones de este “Kiss of Life” no podrían estar más alejadas de la mencionada banda irlandesa.

Además de los discos que publica, Frontiers ha puesto en marcha una radio en su página web, en la cual podemos escuchar, de modo  continuado, música de los grupos del sello. Y por otro lado edita la revista Melodic Rock Fanzine, en la que va dando noticias puntualmente de los nuevos lanzamientos, conciertos, etc.

Estamos, por tanto, ante una discográfica que trata de marcar un estilo, de establecer una manera propia de entender la música.

Sé que no todas las opiniones acerca de lo que hacen  son favorables, y ya he leído en alguna ocasión las acusaciones de haber creado un cementerio de elefantes, y de que el alma mater del sello, Serafino Perugino no se rendirá hasta grabar un álbum con cada grupo al que admirase en su juventud. Bueno, allá cada cual con sus ideas.

Yo sólo puedo decir que la mayor parte de los discos de su sello me gustan, y la línea general que sigue todo lo que publican me parece que trata de primar la calidad y el talento sobre las tendencias y demás. Admito que me interesan poco propuestas como las de Benedictum o Primal Fear, más centradas en el heavy metal, que forman parte también del abanico de artistas de la firma y que, a pesar de que tienen todo mi respeto, me atraen menos que los nombres citados más arriba.

Tal vez lo que planteo sea una paradoja, en el sentido de querer apreciar un soplo de aire fresco en la industria musical por parte de un sello que se apoya tanto en artistas veteranos, pero así es como yo lo veo.

Y no voy a ocultar que espero con ansiedad el inminente lanzamiento del nuevo álbum de Whitesnake, “Forevermore”, del regreso de King Kobra con sus nuevos temas (anunciado para abril) o de lo que nos deparará la reciente contratación del ex-Skid Row Sebastian Bach, con idea de presentar su nuevo trabajo en verano.

Recomiendo a todo aquél seguidor del Hard Rock que eche un vistazo al catálogo del sello. Yo lo hago frecuentemente, y he pasado muchas horas disfrutando de buena música.

Recuerdo que a mediados de los ´90 era habitual escuchar a músicos (principalmente veteranos), cuando se les preguntaba su opinión acerca del cambiante panorama musical, decir aquéllo de: “para mí sólo existen dos tipos de música…la buena y la mala”.

Suscribo totalmente esa afirmación.