BEATLES CRITICADOS EN MEDIOS BRITÁNICOS

Recientemente, y coincidiendo con la publicación de la discografía de The Beatles remasterizada, algunos medios se hacían eco de la existencia de grupos que se han ido formando dentro de redes sociales con el fin de expresar el odio por su música. Una de las voces que más impacto ha causado es la de Robert Elms, crítico musical y presentador de un prestigioso programa de radio en la BBC. Elms, desde hace ya tiempo, afirma detestar la música del grupo, calificándola de “infantil” o consistente en “melodías para canturrear en el patio del colegio”, asi como “música que hasta mi abuela puede escuchar”. En definitiva, da a entender que considera la música del cuarteto de Liverpool como falta de sustancia, de energía, y apta para todos los públicos.

No sabría decir con exactitud cuándo me senté por primera vez a escuchar un disco de The Beatles de principio a fin, aunque sí recuerdo que no me gustaban. Tal vez estaríamos en 1989, aproximadamente. Yo atravesaba una etapa “sixties”, en la que acababa de descubrir a The Who, Grateful Dead, Jefferson Airplane, o The Kinks, y veía a los Beatles como un grupo ñoño de melodías edulcoradas que no iba para nada con mis gustos. Lo cierto es que, por algún motivo que no alcanzo a recordar, llegó a mis manos uno de sus discos. Concretamente se trataba de un recopilatorio que alguien me pidió que pasase de vinilo a cinta de cassette (que tiempos aquéllos, ¡de vinilo a cinta!). A regañadientes, accedí. Mi equipo de música sólo permitía realizar la mencionada operación con el sonido activado, por lo que me ví obligado a “soportar” el suplicio de escuchar algo que no me gustaba, si bien es cierto que me dispuse a leer el periódico mientras la grabación se realizaba. Creo que no llegué a la página 2. Aquello era…¡fantástico!. Las melodías eran sencillamente aplastantes. Me daba la sensación de ser incapaz de desengancharme de las armonías.

Con los años, mi conocimiento de la música ha ido creciendo, y aparte de ir adquiriendo todos los discos del grupo, fui conociendo (y disfrutando) diferentes estilos musicales. Si de algo no he llegado a dudar nunca, desde aquél lejano primer acercamiento en firme al cuarteto, es de su desbordante talento compositivo. Pero también he ido observando cómo en ciertos sectores del mundillo existen recelos hacia su propuesta, lo cual podría obedecer a varios factores, que expondré a continuación. En el año 1966 dejaron de tocar en directo, lo cual choca con una parte del sentimiento rockero, que tiene mucho que ver con la sensación de la música en vivo, pudiendo sentir la presencia de la banda que está tocando y empaparse de una experiencia de algo vivo, y no de algo enlatado, grabado en un estudio. Puedo entender esta postura.

Como también puedo entender la percepción de una imagen de cierta corrección, en contraposición a unos Who en los que Pete Townsend destrozaba su guitarra en los conciertos o unos Rolling Stones con fama de chicos malos que tenían algún que otro problemilla con la policía. The Beatles carecían de esa imagen de agresividad o de rebeldía a los ojos de la sociedad. Eran aceptados por todo tipo de públicos. Al menos, por un abanico más amplio que los otros dos nombres citados. A esa imagen contribuía también alguna de sus canciones más populares, de sonoridades habitualmente tendentes a la melodía fácilmente tarareable. Acepto que estos detalles puedan hacer que parte de los seguidores del rock pueda no identificarse del todo con su música, pero no es mi caso. En mi opinión, The Beatles es, sin lugar a dudas, el grupo con la creatividad más desbordante que he escuchado jamás, y cuya genialidad va mucho más allá de ese puñado de canciones de fama planetaria. En todos sus trabajos existen multitud de canciones no demasiado conocidas y en las que, si les dedicamos un poco de atención, podremos descubrir verdaderas joyas. Del mismo modo que hay bandas que han pasado a la historia por sus incendiarios directos, otras lo han hecho por su creatividad. Yo no creo que una propuesta musical pierda valor necesariamente si no está pensada para ser llevada al directo. No tiene por qué ser así. No sería justo pasar por alto el valor de la obra de The Beatles argumentando eso como aspecto negativo.

Tampoco veo justo que el hecho de la sobreexposición mediática lleve a tildar de vulgar una propuesta por el hecho de que tenga un seguimiento masivo.

Esto es algo que he visto demasiadas veces ya en todos estos años. Y es que en el mundo del rock existen prejuicios, sí. No neguemos que el hecho de ser seguidor de grupos conocidos (o apreciados) por una minoría empuja a no sentir aprecio por aquello que tiene un éxito masivo. Todos sabemos que esto se da desde siempre, y que hay seguidores del rock a los que no les gusta admitir su gusto por algo que relacionan con las masas, tal vez, porque creen que esto les hace menos “especiales” o menos “entendidos”. Y en cuanto a la rebeldía o la imagen de agresividad…bueno, para eso ya tenemos a otros. Lo cierto es que, en el corto lapso de 8 años que duró la carrera de The Beatles, su evolución musical fue fulgurante. Desde los comienzos más puramente pop hasta sus experimentos en el estudio durante la grabación del “White Album” o “Abbey Road”, apenas transcurrieron 7 años.

Creo que es respetable que al mencionado locutor radiofónico y crítico Robert Elms no le gusten, como sucede con David Keenan, del periódico escocés The Sunday Herald, que lleva años tratando de buscar adeptos a su causa contra el grupo y que afirma que su Beatle favorito es Yoko Ono (¡!!) Yo no soy crítico profesional, ni escribo para ningún periódico , pero llevo casi toda mi vida escuchando música y comprando discos de diferentes estilos dentro del rock y del pop , y me siento con derecho a discrepar de esas opiniones. Para mí, álbumes como “Revolver”, “Abbey Road”, “Sgt. Pepper..s” o “White Album” contienen algunas de las mejores composiciones de la música contemporánea. Poco me importa, cuando escucho canciones como “A day in the life”, “Something”, “Tomorrow never knows”, “Happiness is a warm gun”, “Here, there and everywhere” o “Strawberry fields forever”, si la banda interpretó esto en directo alguna vez o no. Son canciones cuyas melodías tienen…algo. Al menos, a mí me transmiten algo. Y tal vez algo sí exista en las melodías de los 4 de Liverpool, cuando más de una banda de metal ha grabado versiones de sus canciones. Mötley Crüe incluyeron “Helter Skelter” en su disco “Shout at the devil”.

La banda doom-metal Trouble grabó una versión de “Tomorrow never knows” en “Plastic green head”, del mismo modo que Type O Negative grabaron “Day tripper” (fusionada con “If I needed someone” y “I want you -she..s so heavy-“) en “World Coming Down”. Dos bandas doom-metal. ¡Nada menos! Hasta los power-metaleros Helloween grabaron una versión de “All my loving” y “Something” en su disco de versiones. Y en cuanto a mí: me gustan los Beatles. Tengo todos sus discos. Igual que tengo discos de Iron Maiden, Black Sabbath, y adoro a Judas Priest, y a Rush, y a Alice Cooper, y a Rainbow, y a Tesla, y la música Soul, y a The Mars Volta, Mastodon… Siempre he pensado que el conocimiento en profundidad de diversos estilos favorece unas opiniones menos cargadas de prejuicios. No sé si tengo razón o no al afirmar esto. Lo que sí sé es que, a la pregunta tantas veces formulada hacia mi persona en relación a cuál es mi grupo favorito, mi respuesta suele ser: The Beatles y Black Sabbath.

¿Llamaríamos a eso variedad?

Publicado originalmente el 26-09-2009 en myspace.


http://www.myspace.com/israelmaster


Anuncios

5 comentarios to “BEATLES CRITICADOS EN MEDIOS BRITÁNICOS”

  1. No creo que exista manera humana (… o inhumana) de echar por tierra el trabajo tan influyente de The Beatles

    • Me alegro de que seas de esa opinión. Siempre digo que, cuando uno consigue dejar al un lado los prejuicios, es posible disfrutar de muchas más cosas.
      Yo defiendo a muerte el legado de Iron Maiden y Judas Priest, por ejemplo. Lo digo continuamente. Pero eso no me impide valorar las magníficas melodías de los 4 de Liverpool.
      Saludos, amigo.

  2. ignacioreyo Says:

    Me ha gustado mucho el extenso post Isreal.
    Eso sí, debo reconocer que me ha parecido muy graciosa la salida del tipo que dice que Yoko Ono es su beatle favorito, jajaja.
    En cuanto al legado de los beatles en sí, pues no hay nada que decir, ahí está, y ha marcado tanto como cualquier bluesman clásico que se quiera mencionar. Pocas bandas post beatle hay que no tengan, de manera velada o no, influencia del grupo en su música. Desde Queen a Soundgarden.

  3. Negar a los Beatles en la música es como negar a Homero en la literatura. Tocaron tantas cosas, tantos estilos, tantos sonidos nuevos… Jugaron en su propia liga y nadie se les acercaba.

  4. kissintime Says:

    Como se comenta por aquí negar la influencia de los Beatles en cientos de bandas posteriores es de necios.
    Escuchando cualquier banda de rock o pop posterior a ellos se palpan esas influencias en mayor o menor medida.
    Quitarles eso a los Beatles es no saber de lo que se habla.
    UP THE BEATLES!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: